Porsche, un coche de espectáculo

30 Abril 2019 Actualidad

Todos sabemos que Porsche no es solo un automóvil, es una forma de vida, es historia, un capricho… y es que el espíritu Porsche es altamente contagioso. Des de sus inicios, ha sabido entrar en el mundo del espectáculo y ha dejado huella.

 

 

En cuanto llegó la TV a nuestras vidas, hemos podido disfrutar de millones de películas y series, las cuáles nos han marcado con algunos de los Porsche más icónicos de la historia, que además han llegado a cautivar a muchas celebridades. Este es el caso de James Dean, uno de los famosos más fieles a la marca. Apasionado de las carreras de coches deportivos, en los 50 se compró un 550 Spyder y lo personalizó, apodándolo “Little Bastard”, por la dificultad que tenía conducirlo.  Por desgracia, fue este mismo vehículo el que le causó la muerte a los 24 años. En la actualidad, tenemos otro actor y piloto de carreras muy fiel a marca alemana, Patrick Demsey, quien posee varios modelos en su garaje, entre ellos un 911 Turbo RS, un 911 Targa y un 911 GT3. Y no podemos olvidarnos de otros porschistas como, la presentadora de televisión Ellen DeGeneres y el cantante Adam Levine, los cuáles han sido vistos disfrutando de varios modelos. El mundo de la moda tampoco se escapa a la fiebre Porsche. El diseñador Ralph Lauren posee una colección de vehículos que está considerada como una de las mejores del mundo, entre la que tiene el famoso 550 Spyder del 55. Aunque el mayor coleccionista de Porsche del mundo es el humorista americano, Jerry Seinfeld. Posee tantos coches de la firma alemana que es difícil mencionarlos a todos.

                                                                                     

 

No solo a celebridades ha cautivado Porsche, y es que hemos podido verlo en infinidad de series de televisión. Una de las más famosas en la que hemos visto al vehículo es “Californication”, junto a su protagonista, Hank Moody (David Duchovny), un problemático novelista que conduce un destartalado 964 Cabriolet, del cual nunca se despega. Otra icónica serie en la que se muestran, no uno, sino dos Porsche, es “Friends”; primero con Joey Tribbiani (Matt LeBlanc) que utiliza un 996 Carrera Cabrio para ligar con chicas, haciendo ver que el vehículo es suyo. El otro Porsche que vemos en la serie, es el de Monica Geller (Courtney Cox). Monica recibe como regalo de su padre un 911 Carrera Targa 3.2. Uno de los grandes momentos es cuando Rachel (Jennifer Aniston) lo coge prestado para conducir y dice: “I am not horsing around, I am Porsche-ing around”. Y cuánta razón tenía ella.

 

 

Para acabar, nos gustaría destacar algunas, de las tantas películas, que han gozado de la presencia de la marca alemana. Así como la divertidísima comedia “No es tan fácil” con Meryl Streep, Steve Martin y Alec Baldwin, donde este último conducía un 996 Cabrio. Siguiendo en la línea de la comedia, encontramos “Dos policías rebeldes”, en la que Will Smith dio el salto al cine y podemos verlo conduciendo un 911 Turbo 3.6. En los clásicos de los 80, destacamos la famosa “Scarface”; el malvado Tony Montana (Al Pacino) se montaba en un 928 S. Y en “Top Gun”, con Tom Cruise como protagonista, veíamos a su instructora de vuelo (Kelly McGillis) conduciendo un 356 Speedster. La mítica trilogía de finales de los 80, “Regreso al futuro”, tampoco pudo resistirse a los encantos de nuestro automóvil favorito. Como todos sabemos, el coche que sirve cómo máquina del tiempo, es un DeLorean, pero ¡Atención! porque decidieron cambiar el motor por un V8 de Porsche 928, ya que su sonido era mucho mejor. Y así es como formó parte, aunque de forma implícita, de estas tres exitosas películas.

 

 

Después de este pequeño recorrido por el mundo del espectáculo junto a Porsche (aunque la lista de películas, series, y celebridades es mucho más extensa) queda bien claro que es un automóvil de altas esferas, nacido para el éxito.

Últimas noticias

Todas las novedades sobre el mundo del motor.