El primer coche eléctrico de Porsche nació hace 121 años

02 Diciembre 2019 Actualidad

El coche eléctrico no es algo que nos venga de nuevo ahora, sino que viene de mucho tiempo atrás, y además, de la mano de Ferdinand Porsche.

Empecemos desde el principio. Ferdinand Porsche, desde adolescente, siempre había estado fascinado con la electricidad. No tenía formación académica, pero tenía mucho talento y pasión por los coches, tanto que revolucionó el mundo del automovilismo. Con 18 años instaló un sistema de iluminación eléctrica en casa de sus padres y ese mismo año, sin ninguna experiencia, pasó a trabajar en Viena, para desarrollar el proyecto del visionario Jacob Lohner: un automóvil con sistema de propulsión eléctrico

 

El primer vehículo eléctrico, el Egger-Lohne C.2 Phaeton (Porsche P1), se presentó en 1899 en Berlín, aunque ya circulaba des de 1898. Estaba hecho con madera y parecía un carro tradicional, aunque con líneas muy vanguardistas. Un diseño muy novedoso, el cual se podía personalizar. Funcionaba con un motor eléctrico hexagonal de 130 kg, con 3-5 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 25 km/h, pesaba en total 1.800 kg con una autonomía de 80 km. Hizo historia.

 

Un año después, en 1900 se presentó en París el Lohner-Porsche, otro eléctrico mejor que el anterior, alcanzando una velocidad máxima de 37 km/h. Posteriormente, este mismo, se ofreció con tracción total y frenos en las cuatro ruedas. Una gran novedad mundial que revolucionó el sector de la movilidad, pasando a ser en el primer coche eléctrico de tracción integral de la historia.

 

La razón que llevó a Lohner a hacer un automóvil con un motor eléctrico nos suena como si fuese la actualidad, especialmente en relación con la era de la motorización masiva: el aire fue “despiadadamente dañado por la gran cantidad de motores de gasolina en uso”. 

Poco después, un joven Porsche de 24 años también diseñó el primer híbrido funcional del mundo, llamado “Semper Vivus” (Siempre vivo). Fue una gran innovación, sobre todo para aquella época. Se movía con un silencio absoluto, menos cuando tenían que entrar en acción los motores de gasolina. Alcanzó tal popularidad que consiguió que la industria automovilística pusiera el punto de mira en el desarrollo de los híbridos.

 

Aunque parezca extraordinario, a principios del siglo XX, ya circulaban más coches eléctricos que de gasolina, ya que gustaban por ser silenciosos y más fáciles en la conducción.  Aún y así, el Lohner-Porsche demostró por que la movilidad eléctrica acabó fallando durante décadas, ya que el automóvil pesaba casi dos toneladas y la falta de infraestructura y el corto alcance dieron fin a los vehículos eléctricos hasta el día de hoy. También influenció la I Guerra Mundial y el encarecimiento de la gasolina, lo cual favoreció el desarrollo del mercado hacía esa dirección.

 

Después de 121 años, volvemos a reencontrarnos con los coches eléctricos, a causa del desarrollo de baterías de litio adecuadas y las cada vez más duras normativas para las emisiones de CO2 y la sostenibilidad. Así Porsche, de alguna manera, a vuelto a los inicios presentando su primer coche deportivo totalmente eléctrico, el famoso Taycan. Además de presentar también el monoplaza 99X Elextric para competir en la Formula -E y desarrollar varios híbridos como el Cayenne S Hybrid en 2010, el Panamera S Hybrid, y ahora sus nuevas versiones, el Cayenne Turbo S E-Hybrid y el Panamera Turbo S E-Hybrid. Este es el comienzo de una nueva era para la firma alemana.

 

Y nosotros nos preguntamos, ¿estamos preparados para volver a los eléctricos?

Últimas noticias

Todas las novedades sobre el mundo del motor.