Potente elegancia guiada con facilidad.

06 Agosto 2018 Actualidad

Potente elegancia guiada con facilidadEsta es una de las frases que marcaron el marketing de Porsche durante muchos años. Frase de Hanns Lohrer, artista de colores llamativos con una tipografía poco convencional en los años 50  y 60. Hanns consiguió el objetivo de desear un Porsche de la forma más sutil, con un compromiso total por parte de la marca.

Hasta la presentación del 911 Targa, Porsche no supo entender la importancia de una buena campaña publicitaria que difundiera algo más que los triunfos deportivos de la marca. Lohrer consiguió aunar en una imagen la seguridad y el confort del nuevo cabriolet de Porsche, utilizando la simbología sajona de Targa (escudo) con las 11 victorias de la marca en la conocida Targa Florio italiana.

Con este nuevo proceso de presentación de la marca consiguió atribuir a la misma los adjetivos de lujo, exclusividad y elegancia. A día de hoy siguen siendo los vehículos más deseados no solo por su atempo sino también por su prestigio y ese punto lujoso pero clásico que tanto les caracteriza.

Otra de las características que destacan en este visionario es la utilización de la imagen de un caniche en varios carteles publicitarios. Símbolo de energía y compañerismo, referencia directa a Ferry Porsche.

 

Lohrer falleció en 1995 y 15 años después la marca le rindió un homenaje en la exposición: Art, Graphics & Design, con una extensa exposición de sus proyectos, catálogos y líneas de presentación de los modelos.

A día de hoy, la presentación del nuevo Targa, recupera la imagen que revolucionó el mundo con colores. Reafirmando que la marca Porsche no olvida de dónde viene y hacia dónde quiere ir.